PROCESANDO

BIBLIOTECAS, “NUEVA NORMALIDAD” Y BORGES

La “nueva normalidad” se acerca a Colombia y, aviso de esto, es que se inició la reapertura de diferentes espacios. Bueno, si no se agrava la situación actual, claro está. Por esto, hoy hablaré (de forma un poco romántica) desde mi profesión de bibliotecario, desde la “nueva normalidad” y desde el escritor argentino Jorge Luis Borges.

REAPERTURA DE BIBLIOTECAS EN COLOMBIA

Así pues, en muchos países el discurso está pasando de usar la palabra pandemia a usar “nueva normalidad”. Ejemplo es España o México. Aunque Colombia no ha entrado, oficialmente, en esta etapa, ya inició los preparativos para reabrir espacios. Entre estos se encuentran las bibliotecas.

Tomado de YouTube del canal MILENIO

Pues bien, la reapertura de las bibliotecas en Colombia ha pasado desapercibido ya que no ha sido algo relevante en las noticias. Pero, aún así y a partir de junio, muchas se vienen preparando para cumplir los estándares y requisitos que les permitan funcionar desde la “nueva normalidad”.

 “NUEVA NORMALIDAD”

A mi entender, el concepto de “nueva normalidad” hace referencia a una serie de reglas y acuerdos para la interacción social cotidiana. “Mantenga la distancia”, “use tapabocas” (o cubrebocas), “no realice aglomeraciones”, etc. Hechos que, para mí, simplemente serán transformaciones en la interacción con otros y a lo cual le han asignado el valor de “nuevo”, como si se tratara de algún cambio profundo. Pero, desde mi opinión, lo que rige nuestra realidad actual no se transformará, o por lo menos no sustancialmente.

Por esto, y siendo realistas, lo que tiene a Colombia sumida en la corrupción, la pobreza, la injusticia, entre otros, seguirá igual. Seguramente ninguno de los acuerdos económicos, políticos y sociales, definidos por unos pocos pero que afectan a una inmensa mayoría, se verán transformados por la llamada “nueva normalidad”.

Tomado de YouTube del canal DW Español

BIBLIOTECAS Y “NUEVA NORMALIDAD”

Dicho lo anterior, la reapertura de las bibliotecas (aunque las TIC´s han facilitado mucho las cosas) significa retomar ese espacio democrático de acceso libre a la cultura, la educación y el ocio. Sin olvidar otras instituciones importantes como los museos y los archivos, por nombrar algunas. Aunque muchas veces estas sean tomadas por el poder fraccionario para manejarlas a su antojo y declarar posverdades.

Ejemplo de lo anterior es el caso del Centro Nacional de Memoria Histórica de Colombia, dirigido actualmente por Rubén Darío Acevedo Carmona, un negacionista del conflicto interno que ha vivido el país. Este fue nombrado por el actual presidente de Colombia y miembro del Partido Centro Democrático: Iván Duque.

Por esto, la reapertura de estas instituciones son un aliciente para que los bibliotecarios coordinemos nuevas actividades de formación y esparcimiento. Pero, sobre todo, para que los usuarios (razón de ser de estas instituciones) vuelvan a tener espacios en donde escapar de esta abrumante realidad colombiana.

Tomado de YouTube del canal Proyecto Marker

BORGES Y LAS BIBLIOTECAS

Por otro lado, esta autorización para la reapertura de las bibliotecas en Colombia, coincide con el mes en el cual fallecería el escritor argentino Jorge Luis Borges: 14 de junio de 1986. Por esto, no podía pasar esta oportunidad sin conmemorar a este gran escritor y su relación con estas instituciones.

Pues bien, muchos pueden estar en desacuerdo con ciertas posiciones políticas de este escritor (después de todo ¿sobre quién no se crean estas críticas?), pero es difícil negar que se trata de una de las grandes figuras de la literatura.

Tomado de YouTube del canal Televisión Pública

Además, su vida estuvo estrechamente relacionada con las bibliotecas y en diversas ocasiones declaró su afecto hacia estas. En 1946, y gracias a su pública oposición a Perón, fue expulsado de su cargo en la Biblioteca Miguel Cané. Sería reasignado al cargo de inspector de aves de corral en el mercado municipal. Adicional, fue director de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno entre 1955 y 1973. Allí, durante este periodo, Borges perdería casi la totalidad de su visión. De este proceso nos dejaría una gran descripción en el Poema de los dones:

“Nadie rebaje a lágrima o reproche

esta declaración de la maestría

de Dios, que con magnífica ironía

me dio a la vez los libros y la noche”.

(Borges, 1960)

Concluyendo, la invitación es entonces a reflexionar sobre esta llamada “nueva normalidad”. Pero, también, sobre cómo las bibliotecas contribuyen a una sociedad más justa, equitativa e incluyente. Y, finalmente, una nueva invitación a la lectura, esta vez desde la obra de Jorge Luis Borges.

No resta más sino agradecerles el tiempo que han dedicado a esta columna y nos vemos el próximo sábado ¡Caraculiambros!

*Imagen de portada tomada de Biblioteca Nacional de Maestros

Aun sin comentarios

Deja un comentario