EDUARDO KOBRA: EL MURALISTA QUE USA “KOLORES”

Muchas ciudades, a veces tan grises, logran transmutarse en un paisaje remoto y colorido gracias a un artista brasileño que ha conquistado a medio mundo. Es precisamente Eduardo Kobra quien puede erigir en una calle o en una ciudad gris un paisaje bucólico con murales, graffitis y obras en 3D. Vamos a sumergirnos un poco en las tonalidades de su historia y por su puesto… ¡de sus obras!  

¿Quién es Eduardo Kobra?

Hijo de una ama de casa y de un tapicero, Eduardo Kobra creció en una de las comunidades de la periferia de São Paulo (también llamadas “Favelas”). Detenido unas 3 veces por usar sus Sprays en las calles, es hoy uno de los muralistas, o artistas del graffiti, más aclamados y ovacionados de la historia del arte contemporáneo.

Es interesante saber que Eduardo Kobra empezó desde los 17 años con el Pichação, una forma de arte visual caracterizada por una particular tipografía y por ser realizada en zonas altas de la ciudad. También tiene una afición por estudiar las imágenes más representativas del pasado de la humanidad, cosa que, como veremos, es el pilar de muchas de sus obras.

Tanto el Pichação como su pasión por la histor, explica que sus imágenes puedan ser social, política y ambientalmente incómodas, como lo son impactantemente hermosas.

Por suerte, su arte es uno de esos que te permite mirar al pasado y sentirlo grato, o ver el suplicio de animales, montañas y ríos con un halo de esperanza.

Colores con K

El arte de Eduardo Kobra es social, fantástico, evocador de emociones y hasta político. En las más de 3mil obras que conforman su repertorio alrededor del mundo, encontramos 4 tipos de creaciones diferentes:

Obras en 3D que dan la impresión de estar y no estar allí. Con ellas, el artista logra ofrecernos una deslumbrante sensación de relieve hasta el punto de adentrarnos en ella. Puede ser una selva, una biblioteca o un barco dentro de una botella. Estar frente a una creación de este tipo convierte pequeñas imaginaciones en grandes imágenes.

Tenemos también, Los muros de la memoria. En estos, Kobra revive imágenes que son clásicas para la memoria colectiva. Imágenes que recuerdan algún momento, situación o persona que han sido significativas para la ciudad o la calle donde se sitúa. De esta manera, da nacimiento a imágenes hiperrealistas y evocadoras del pasado.

Eduardo Kobra nos expone, además, Los murales a gran escala, que es por lo que más se ha dado a conocer y se ha convertido en lo que es hoy mundialmente.

Además de los grandes y coloridos murales, tenemos también sus obras proyectadas al cuidado de la Naturaleza: GreenPincel. Estas son la campanada ambiental que el mundo y las calles necesitan. Muchos de sus trabajos son un manifiesto a la protección del medio ambiente, incómodo y hermoso a la vez, como solo Eduardo Kobra puede hacerlo.

Photo by: Streeaporter

Claro que podemos decir que Copacabana y las Cataratas de Iguazú son un imperdible para un viaje al corazón de la samba. Pero ir a Brasil y no experimentar el arte de Kobra, es como ir de viaje en blanco y negro. Por fortuna su obra se encuentra también, enorme y grandiosa, en todo el mundo. Así, podremos explorar, ver sus obras, viajar y ver todo a color… Con los colores de Kobra.

Artículo por: Helena Rodríguez

Share:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *