PROCESANDO

¿CÓMO SENTIRTE LINDA EN TIEMPOS DE CONTAGIO?

¡He tenido suficiente!

Me dije a mi misma mientras limpiaba las brochas de maquillaje abandonadas desde hace unos 3 meses. ¡Quiero sentirme linda incluso durante la cuarentena!

Estos tiempos de contagio no serían un impedimento para jugar con mi maquillaje. Tomé con mis manos el labial de Chanel y justo cuando iba a pintar mis labios me pregunté: ¿Combinará este labial carísimo con mi tapabocas?

RE-CONOCERME

He tenido tiempo de aprender cosas nuevas sobre mí estos últimos días. Resultó que solo me depilaba las piernas para que mi colega, al toparse con vello corporal femenino, no me lanzara su mirada ficticia de sorpresa si usaba una falda.

También descubrí que en realidad no necesitaba tantos perfumes. ¿Debería usar mi Nina Ricci durante la Zoom Meeting de las 10? Para ser justos, descubrí que había una gran parte de mí que hacía cosas y compraba cosas para otros. Eso incluye la estúpida cuchilla para afeitarme las piernas.

¿Y AHORA?

Pero aún quiero usar mi labial, pensé. Entonces noté cómo estos tiempos de contagio han cambiado mi forma de ver y utilizar las cosas que había comprado. Todas terminaron siendo para usar en la oficina, en la reunión con mis suegros o en la casa de mi mejor amiga.

Todas estas cosas, tantas y tan insignificantes por esta época (¿en todas las épocas?) han sido construidas y adquiridas alrededor de la dañina idea de mantenerme al margen de la normalidad o de hacer feliz a otros.

Pero aún quería sentirme linda, guapa.  Y es que claro, sin notarlo, había estado viviendo para el otro, para lo ajeno. Entonces usé mi falda favorita, no me depilé nada, me puse un poco de rubor rosa y dejé mi cabello libre y ondulado. No hubiera ido jamás así a la oficina. Pero no me había sentido tan libre desde hace mucho tiempo, más tiempo del que llevaba en confinamiento.

PASOS A LA LIBERTAD

Aprendí a sentirme linda en estos tiempos. Aquí algunos pasos que espero te ayuden a ti, mi querido lector.

  1. Explorar y usar mis artículos de belleza (brochas, iluminadores, rubores…) para hacer de mí, mi crush favorito y mi mejor versión. ¿Nadie vería el labial nuevo? Lo usaría para mí. 
  2. Usar la ropa escondida. Sí, esa ropa atrapada en el vórtice del olvido. No hay mejor momento que ahora. Admítelo siempre quisiste usar ese animal print con tu horrible pantalón amarillo.
  3. Mirada alta. Hoy los ojos son la única forma de lanzar una sonrisa a un extraño. Por mucho maquillaje que uses, la mirada que supera cualquier maquillaje es una segura y llena de vida. Claro, un buen iluminador siempre ayuda. Pero eso es secundario.

Tengo una reunión a las 9. Usaré mi Nina Ricci.
En todo caso, lo compré para MÍ.

Imagen portada: Foto de Mujer creado por senivpetro

Aun sin comentarios

Deja un comentario