BOVET LUXURY COLLECTION

Amadeo Fleurier 39 «Amapolas»

La prestigiosa casa Bovet nos tiene acostumbrados a genialidades.

Aquí se combinan la excelencia de la micromecánica con construcciones que responden a verdaderas obras de arte.

Sin lugar a dudas, uno de los aspectos que ha caracterizado a Bovet 1822 es el correspondiente a las artes decorativas aplicadas a la alta relojería.

Para celebrar sus prácticamente dos siglos de relación, la maison se reúne con Ilgiz Fazulzyanov para crear el Amadeo Fleurier 39 «Amapolas» Grand Feu. Una pieza exquisita reservada de manera muy exclusiva para el público femenino de la manufactura.

Bovet 1822 Amadeo Fleurier 39 Amapolas Grand Feu Esfera

Debemos remontarnos hasta los inicios del siglo XIX. Nos encontrarnos con la época en la que Edouard Bovet llevaría las artes decorativas.

Sobretodo la miniatura en esmalte, hasta el detalle de sus piezas.

Para ello, recurrió a la combinación de los mejores relojeros de la Val-de-Travers con los esmaltadores instalados alrededor de la central hidroeléctrica de Ginebra. 

Amadeo Fleurier 39 “Amapolas”

El Amadeo Fleurier 39 «Amapolas» Grand Feu se aloja en una caja de 39 mm de diámetro. Su manufactura es en oro blanco o rojo.

BOVET

Una gran demostración de virtuosismo en las disciplinas de la relojería, la pintura en miniatura de esmalte al fuego, así como la colocación de gemas: la Amadéo Fleurier 39 “Red Poppies” es una hazaña única en la pintura en miniatura de esmalte gran fuego, que representa vibrantes amapolas rojas en un deslumbrante oro de 18 quilates base que está completamente configurado con 138 diamantes talla brillante. ⠀

LA HISTORIA DE LA CASA BOVET 

Es decir, entremezclada por conceptos innovadores y desarrollos ingeniosos que han contribuido a la evolución de la alta relojería . 

Es consecuencia, desde los relojes de bolsillo fabricados por los hermanos Bovet en el siglo XIX, a las seis patentes de la Braveheart Tourbillon -presentado en el año 2015- la evolución siempre se dirige a mejorar la precisión y la fiabilidad al tiempo.

Por lo tanto, ofrece facilidad de uso adaptado a su tiempo y a las necesidades de los coleccionistas.

Tal es así, que los relojes Bovet se mantienen con categoría propia.

Su estilo único que les da una personalidad artística singular.

En conclusión, el trabajo con esmaltes, nácar, miniaturas y grabados continúa situando los relojes de Bovet como distintivas obras de arte.


Share:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *