PROCESANDO

RICHARD SHAPIRO STUDIOLO: MÁS ALLÁ DEL TIEMPO

Studiolo (del italiano Piccolo stipo, pequeño gabinete): pieza o cámara de un palacio donde el propietario podía retirarse a un ambiente privado para dedicarse a sus aficiones o intereses, en general de orientación artístico-cultural.

El nombre Richard Shapiro es una referencia obligatoria en el mundo del diseño interior. No es para menos, ya que este anticuario y creador radicado en Los Angeles se reconoce por su estética que combina piezas Vintage de diversas épocas para crear ambientes eclécticos donde el pasado se funde en un punto incalculable del tiempo.

Un visionario del mobiliario

“Las casas reinventan el ambiente de lugares lejanos que amo (…) son ficciones creadas y compuestas para permitir la suspensión de su conciencia del tiempo y el lugar(…)”

Richard Shapiro sobre el libro “Past Perfect: Richard Shapiro Houses and Gardens”

Originario de Little Rock (Arkansas), Shapiro se adentró en el mundo del diseño interior en los años 80, obteniendo su primer trabajo como diseñador y confundador del restaurante The Grill on the Alley en Beverly Hills.

Tras varias décadas coleccionando arte, en 2001 fundó su tienda Richard Shapiro Studiolo en Melrose Avenue en la que vendió sofás, mesas y otros enseres Vintage, cuya antigüedad va desde el Renacimiento hasta finales del siglo XX.

Diez años después Studiolo cerró sus puertas, pero en 2016 Shapiro abrió una nueva tienda ubicada en La Cienaga Boulevard, que además incluye muebles de su propio diseño.

Haciendo honor al mueble del siglo XVI que le da su nombre, las piezas de Richard Shapiro Studiolo poseen una cualidad introspectiva:

Le dan personalidad a un área por sí solas, pero en conjunto crean una atmósfera idílica, casi estimulante, para quienes hagan vida en el espacio, se trate de una biblioteca, un comedor, o un dormitorio.

En efecto, las casas diseñadas por Shapiro evocan más palacios que las mansiones californianas promedio, haciendo que los visitantes se sientan dentro de un sueño enmarcado en cuatro paredes y un techo.

No Comments Yet.

Leave a comment