PROCESANDO

CYRIL LANCELIN Y SU ARTE EXPERIMENTAL

Para todas y todos los fanáticos de la fantasía, arte gigante, voluminoso, extrovertidos colores y experiencias 3D y sensoriales, Cyril Lancelin es el creador perfecto.

El artista de origen francés, combina tecnología y arte para la creación de esculturas e imágenes que acercan al espectador a su mundo digital, mezclando ficción y realidad.

Arte-Arquitectura

Usando herramientas paramétricas, utiliza un vocabulario de formas clásicas y espacios volumétricos esenciales para crear estructuras únicas.

En su visión, las formas se utilizan a escala arquitectónica para crear arte experiencial.

A través de sus creaciones, está cuestionando el paisaje artificial.

Su trabajo a menudo involucra al público a interactuar en sus instalaciones inmersivas  lo que genera que el espectador se relacione con su entorno construido.

Arte-Sociedad

En sus inicios, Cyril Lancelin, comenzó su trabajo como artista compartiendo en redes sociales, casas imaginadas y un mundo no construido que dibuja con la ayuda de una computadora y un diseño de software.

Todos sus trabajos en papel o construidos siempre están asociados con la relación con el cuerpo humano, cuestionando la escala, pero principalmente aportando identidad dentro de cada imagen social.

Su proyecto destaca el concepto de “nube social” el cual define a la vida cotidiana.

Proyectos más recientes

Su proyecto más actual  fue un “Nudo”, una instalación a gran escala mostrada en China.

En abril de 2018, presentó dos nuevas instalaciones de «media línea» y «cubo de esfera» durante su primera exposición individual en la galería MR80 de París.

Dannan Wang

En junio de 2018, exhibe su nueva instalación, Flamingo Torus, en la ciudad de Nueva York en Governors Island.

Christopher Wrango

No cabe duda que la imaginación y la creatividad hacen del arte algo más que un cuadro pegado en la pared o una escultura en el centro de la ciudad. El arte se torna parte del entorno y vive entre cada persona.

Fotografía: Town and concrete

Por Clarissa Cueva Pelayo

No Comments Yet.

Leave a comment