PROCESANDO

PLASMA RICO EN PLAQUETAS: PIEL MÁS JOVEN SIN CIRUGÍA

Desafortunadamente, muchas personas piensan que tienen la piel garantizada para siempre y que pueden abusar de ella sin preocupación.

Sin embargo, este tejido merece y requiere cuidados adecuados, en especial cuando nos estamos haciendo mayores.

El hecho de que tengas una enfermedad cutánea (hereditaria o espontánea), no quiere decir que sea incurable. Existen distintos métodos para resolver las dermatosis, pero el Plasma Rico en Plaquetas es uno de los más efectivos.

La piel es nuestro órgano más grande. ¡CUIDALO!

El PRP es una técnica aplicada en medicina estética para retrasar la aparición de signos de envejecimiento en el área facial, cuello y manos. Además, puede usarse en el tratamiento regenerativo de lesiones articulares y tendinosas. También busca mejorar manchas, acné (y sus secuelas), estrías y cicatrices.

“La comunidad científica avanzó para buscar más y más opciones que permitieran reducir la necesidad de cirugías estéticas para verse mejor”.

-Dra. Andrea Pichel es especialista en dermatoestética.

¿Qué es y en qué consiste?

Es un material biológico autólogo, es decir, que se obtiene de la misma sangre del paciente, tomando una muestra que posteriormente se centrifuga para separar los glóbulos blancos, rojos, plaquetas y plasma.

Una porción del centrifugado contiene plasma rico en plaquetas, que son las células participantes en la coagulación.

Las plaquetas que fluyen en la sangre, contienen muchos factores de crecimiento, los cuales tienen la capacidad de acelerar la reparación de tejidos colágenos.

Por ende, la aplicación de elevadas concentraciones de plaquetas, genera procesos de reparación y restauración celular.

Ventajas y cuidados

  • No requiere de hospitalización.
  • Genera cierta incomodidad, por lo que debe aplicarse al paciente crema anestésica antes del procedimiento.
  • Es completamente natural.
  • Sin efectos secundarios.
  • El paciente debe regresar a su domicilio después del tratamiento.
  • Debe evitar en las primeras horas el sol, las cremas, maquillaje, ejercicio y todo aquello que pueda irritar la zona tratada.
  • Cada sesión dura aproximadamente 30 minutos.
  • Se aconseja aplicarlo 2 o 3 veces al año.
  • Puede realizarse tanto en época invernal, como en primavera o en verano.
  • Tras el tratamiento y los dos días posteriores, es normal que la zona tratada se encuentre enrojecida e inflamada.
  • Después de la recuperación, es indispensable el uso de protector solar.

Si quieres mejores resultados, es posible combinarlo con mesoterapia, luz pulsada intensa, peelings, radiofrecuencia, rellenos faciales o fillers con ácido hialurónico.

Contraindicaciones

Es muy importante que a todos los pacientes se les realice, antes de la aplicación, una historia clínica completa y un análisis de sangre, para descartar cualquier enfermedad pre-existente.

Hay contraindicaciones específicas para pacientes con trastornos de la sangre e inmunológicos, cáncer de piel, cutis con acné severo o en tratamiento médico, entre otras patologías.

Escrito por Diana N. Ortiz | Imágenes de Estética Médica e Infobae


No Comments Yet.

Leave a comment