Bellezanoticias

EN EL UNIVERSO DE LA CAMPAÑA J’ADORE ABSOLU

La leyenda J’adore, verdadero icono, nos muestra el retrato de una mujer independiente, conquistadora y libre. Encarnada de manera sublime por Charlize Theron. Es la idea de la poderosa feminidad Dior, a la vez, única y versátil; que François Demachy, perfumista-creador exclusivo de la Maison, ha reinterpretado con J’adore Absolu. 

Cine, música y pintura en su presentación

Este nuevo néctar floral se revela en una secuencia onírica y cautivadora, inspirada en una obra maestra de la historia del arte: El baño turco, de Jean-Auguste-Dominique Ingres. En esta joya de las colecciones del Louvre, que forma parte de nuestra memoria colectiva; representa la más sublime feminidad, con toda su audacia y su versatilidad. Todo esto inspiró al cineasta francés Romain Gavras. Este director aportó al icónico perfume su mirada única, hip-hop y ultramoderna. Al igual que la música, compuesta por Kanye West. Flashing Lights es el título hipnótico para este tema, entre rap electrónico y R&B sinfónico; que acompasa esos instantes de gracia pura y maximiza su potencia.

El decorado, vertiginoso, es un baño turco de estilo Art Déco. Parece un reino fabulosamente moderno, extraordinario por sus monumentales proporciones y por su atmósfera rodeada de misterios. En medio de este grandioso entorno, Charlize Theron brilla cual una diosa conquistadora. La estrella resplandece con su aura magnética y gloriosa en el centro de ese domo monumental, rodeada de musas lánguidas y perturbadoras. Bañada en oro, en una etérea nube que representa los orígenes divinos del perfume; la actriz y musa Dior se levanta junto a esas amazonas. De pie, libres, decididas y más fuertes juntas, afirman con un mismo impulso vital: “J’adore… Dior!”.

El nuevo néctar floral de Dior

Auténtica celebración de la modernidad, J’adore Absolu hace bailar a los Absolutos florales con un frescor inédito.

“J’adore Absolu es, sin dudas, una oda a los Absolutos de flores expresivos que hay que manejar con precisión. No podemos jugar con todos ellos de la misma manera, hay que crear matices y diálogos”, explica François Demachy, Perfumista-Creador exclusivo de Dior.

Recubierto de notas melifluas y ligeramente licorosas de naranjo y rosa; el jazmín firma de J’adore adquiere acentos pulposos. Como ingrediente estelar de este delicioso elixir, ilumina un bouquet de flores carnosas; refrescado por un potente Absoluto de magnolia y sostenido por una nota floral acuosa.

Floral y frutal, el jazmín de Grasse es el reflejo del savoir-faire olfativo de la Maison. Sus flores, escogidas con exigencia, cinceladas y sublimadas, deben recogerse a mano con los primeros rayos de sol, para revelar todo su brillo.

“Por la mañana, el jazmín tiene acentos más vivos, similares a la grosella negra. Cuando se lo recoge, entrega todo lo que tiene, regala su fuerza indolada. Con el aire húmedo y más fresco de la noche, cuando se abre de nuevo, ofrece sensaciones extraordinarias. Una vez acabada la cosecha, el jazmín se rinde y se redondea, se hace aún más voluptuoso. Despliega sus acentos frutados, con aroma a albaricoque. He querido encarnar toda la belleza de estas múltiples facetas”, confiesa François Demachy.

El Perfumista-Creador exclusivo de Dior profesa por esta pequeña flor blanca una particular devoción, otorgándole el codiciado cetro de Reina de Grasse. Celebrada y mimada como ninguna otra, es un emblema de la ciudad de las flores y los perfumes.

La emblemática ánfora de cristal icónica del perfume J’adore.  Una sutil evocación de la línea En Huit, concebida por Christian Dior para su primera colección en 1947, ha evolucionado indolentemente con el transcurso de los años; afirmando su belleza atemporal. Su cuello dorado, reinterpretado más de una vez con virtuosismo por artistas, joyeros y diseñadores; se viste en esta oportunidad con una ola orgánica que realza sus formas y da vida a su célebre silueta.

Una diosa escultural

En el centro de un cuadro lascivo y sensual, Charlize Theron aparece más icónica que nunca. Para J’adore Absolu, la actriz encarna a una diosa contemporánea, libre y fuerte, lánguida en un baño turco dorado, íntimo y monumental a la vez. Enfundada en un vestido de alta costura bordado en oro; que evoca la atmósfera lujosa del universo a medida especialmente concebido para esta campaña, se pone en la piel, perfectamente dorada, de una musa divina. La heroína del perfume J’adore Absoluevoca, con majestuosidad, la eternidad de una feminidad sublime y conquistadora.

En el rodaje de la campaña J’adore Absolu, Charlize Theron da su visión de la mujer J’adore, “visionaria y siempre en movimiento”.

Extraído de DIORMAG | Fotos Dior | Vídeos Dior TV

Con sede en Guadalajara, es comunicadora egresada de la UCAB en Caracas. Escribe sobre Cultura, Lifestyle y Moda.

Like: artes, traveling, food and animals
Dislike: maltrato animal y al medio ambiente

Leave a Response


LIMPIANDO


Este proceso puede demorar unos minutos